martes, 18 de noviembre de 2014

Extraño bombardeo del vapor "Gulnes", 1


En una visita años atrás al cementerio conocido en Sevilla como Civil, de los Protestantes o de los Disidentes, otrora separado por un muro del cementerio católico, llamado de San Fernando  y en la actualidad comunicados ambos por la demolición parcial del mismo –afortunadamente, pues nunca entendí esas separaciones-, reparé en un pequeño monolito de sección cuadrada y rematado con una bola, donde se puede leer de arriba abajo:

-ADOLF ALUNE 
  ISTYRMANN
FÖDT 22-11-1896 - DÖD 14-12-1936

-ALFLED AASHEIM 
        KOKK
FÖDT 14-1-1906 - DÖD 11-12-1936

-EUGEN MARINIUS 
         HANSEN
FYRBÖTER
FÖDT 5-2-1901 - DÖD 9-12-1936

-EGIL PLEYM
     NILSEN
FYRBÖTER
FÖDT 14-6-1912 - DÖD 7-12-1936

Abajo, ya el la base, también cuadrada:

GUDS FRED!

Y ya bordeando el recuadro final y en español:

EN MEMORIA DE LAS VICTIMAS DEL VAPOR NORUEGO  “GULNES”, BOMBARDEADO EN SAN JUAN DE AZNALFARACHE EL 7-12-1936

No podía haber topado con un tema más atrayente para mí: ¡La Guerra Civil Española!, de cuya historia soy apasionado desde que mi añorado hermano mayor, quien la vivió de niño en nuestro pueblo (Campillo de Llerena) como si de una apasionante aventura se tratara, despertara mi imaginación infantil con sus relatos. A aquellas  vivencias me refería en la entrada que le dediqué en este blog el 8-1-2012 (“Mi Quico”).


Así que, desde aquel momento, comencé a investigar a fin de conocer datos que me permitieran desvelar un hecho tan insólito: Que un avión republicano atacara a un buque perteneciente a la flota mercante de una nación tan lejana y ajena a nuestra contienda como Noruega. Me recordó una de las geniales llamadas telefónicas del humorista Miguel Gila al “enemigo”  (¡que se ponga!), censurándolos  porque habían matado a una señora “que no era de la guerra”. En este caso, por desgracia y de forma real, murieron cuatro hombres jóvenes, que tampoco “eran de la guerra” y por lo que he podido constatar, no hubo protesta alguna. Al menos no consta en la prensa de la época a la que tuve acceso.

Numerosas fueron las averiguaciones, por lo que resumiré las principales, para no hacer tedioso el relato.

Inicié la consulta por el que consideré el camino más sencillo y supuse que determinante: Pregunté a algunas personas supervivientes de aquellos años en Sevilla. Para mi sorpresa, ninguna de ellas sabía ni recordaba nada al respecto.

- Visité a continuación la hemeroteca municipal. Consulté la versión microfilmada del diario ABC, de los  días 8 y 9-12-1936 (el día 7 coincidió en lunes y no hubo edición). No encontré noticia alguna de tal bombardeo.

- Examiné el compendio del ABC sobre noticias del desarrollo de la guerra, impreso por Prensa Española, tanto las referidas a la edición de Madrid (zona “roja”) como la de Sevilla (zona “nacional”). Extrañamente, en ninguna de las ediciones, aparece mención alguna sobre aquel ataque aéreo.

 - Leí las peroratas radiofónicas nocturnas del general Queipo de Llano de aquellos días. Aquí sí me sorprendió que el máximo  responsable militar de la zona, en este caso del bando “nacional“, precisamente con residencia en Sevilla , no solo que no aprovechara para atacar a los “rojos” con sus diatribas, por el bombardeo a un buque extranjero, sino que, incluso lo silenciara.

- Contacté con la embajada noruega en España, quienes me derivaron a su consulado en Sevilla. Ni unos ni otros tomaron el menor interés por el destino de sus compatriotas.

- Mi sobrino Manolo consultó un foro internacional por Internet. En respuesta a una señora noruega llamada Siri, quien se interesaba precisamente por el destino del Gulnes, un empleado de la Guía Lloyd´s, le respondía desde Inglaterra que:

Fue bombardeado en Sevilla el día 7-12-1936 (justo la fecha indicada en el monolito). Continuaba que el 2-1-1937 fue remolcado a Gibraltar y posteriormente vendido en Italia para el desguace.

Nos dirigimos a la señora noruega, quien  no conocía nada sobre las víctimas. Contestó agradeciendo la información, pero quedó claro que su interés se centraba solo en la suerte de determinados buques.

- Consulté a dos señores, eruditos de la historia local. Uno de ellos, Antonio Burgos, me contestó muy atento y a su vez sorprendido por un caso tan cercano del que nada sabía y me dirigió a Nicolás Salas, quien me respondió informándome que recogía brevemente  el hecho, en uno de sus libros: Sevilla Fue la Clave.

Según el Sr. Salas, el buque cargaba carbón en el muelle fluvial cercano a San Juan de Aznalfarache. Fue bombardeado en unas de las incursiones de la aviación republicana para atacar la base aérea “nacional” de Tablada. Una de las bombas entró por la chimenea, estalló la caldera y produjo la muerte a cuatro hombres. Su opinión era que tal circunstancia fue consecuencia del azar.

Compruebo que por más que quiero resumir, esta entrada se alarga, por lo que creo oportuno cortar aquí y dejar el final del relato para una posterior, dándole tal vez así un punto de suspense.

P.D. La foto de cabecera fue tomada por mi cuñado Eduardo en el año 2007.







23 comentarios:

  1. .
    La verdad es que viendo el monolito, parece estar enterrado bajo él algún gigante itifálico. Gigante noruego y marinero, claro.
    :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que todos los días se aprende algo nuevo y parece cierto. Confieso que nada sabía de Itífalo. Ya lo he consultado y lo conocían los egipcios, incluso los griegos lo relacionaban con Príapo. A este último si lo conozco, pues sufrí la "dolencia" del priapismo años atrás.

      Eliminar
  2. Qué interesante el tema. Hay montones de hechos, muy cercanos, de los que no tenemos noticia.

    He buscado en la hemeroteca de la Vanguardia, que suele ser bastante buena, y tampoco he encontrado nada.

    La próxima vez que vaya al cementerio, me daré una vuelta por la parte vieja (es muy bonita, llena de estatuas y mausoleos), a ver si encuentro algo parecido.

    Sí suelo mirar las lápidas en busca de gente longeva. Me encanta ver que alguien ha durado más de un siglo. Mi récord está en 105 años, lo que no recuerdo es si fue en el cementerio de Granada o el de Málaga.

    Lo que sí tenemos, en la tapia del cementerio donde fusilaron a muchos rojos es una placa conmemorativa que de vez en cuando al ayuntamiento le da por quitarla o a los chavales de extrema derecha, pintarrajearla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por investigar en la hemeroteca de La Vanguardia. Hubiera sido muy interesante encontrar algo definitivo. Bueno, ya en la siguiente y última entrada sobre el tema, algo se aclara.
      Curioso. Comparto esa afición de investigar en los cementerios (de día,pues de noche no me acerco ni a la puerta), desde mi lejana adolescencia afición que inculqué a mis hijos, pues me acompañaban a menudo. En general me critican como morboso o tétrico, cuando lo que realmente, me gusta es la historia y esos lugares son historia en sí. También miro las lápidas prestando atención a la longevidad de los "ocupantes". En realidad, aunque sigo sin resistir la tentación, ya lo hago como de soslayo, pues compruebo, no sin cierto recelo, que ya tengo allí a muchos posteriores a mi "quinta". No me gusta, no me gusta...
      Mi record conocido de longevidad, es un "vivo". Un amigo mio cuenta con 97 años y viaja en ocasiones de Sevilla a Palma de Mallorca, donde vive un hijo. Tiene preclara mente y de vez en cuando una novia.,nueva. Increíble.

      Eliminar
  3. ¿Sabes que el primer nombre Adolf alune tenia un mes de vida solo? je je je creo que la fecha no cuadra. Esto es España y no me extraña que algo tan importante lo hayan ocultado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para algo tengo yo una hija CURIOSA. Resulta que el tal Adolf Alune era el mas "viejo" con poquito mas de 40 años. ¡Nada por aquí!, ¡Nada por allí!, donde dije DIGO, digo DIEGO.
      Gracias. Un beso.

      Eliminar
  4. Son los genes, el ver fechas ja ja ja ojala los genes me hubieran dado vuestra " listura"

    ResponderEliminar
  5. Como ya he comentado en respuesta a otras entradas, tambien soy una apasionada (junto con mi hermana) de los temas relacionados con cementerios, fechas, nombres,sucesos etc. Aunque a veces nos "cortamos", pues nos miran como "bichos raros", pero creo que lo llevamos en los genes y no se puede remediar.
    Interesante trabajo el que has realizado (como todos) mira que te has movido para intentar recopilar datos.
    En cuanto a la primera fotografia, he tenido la misma visión que Manolito al ver el monolito.
    Esperamos el siguiente capitulo.
    Besos
    Sharon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, debe ser una "afición" genética. Son lugares donde la historia está presente.
      A mi lo que ya mas me corta, es que veo de "huéspedes eternos"a muchos "quintos", incluso abundan con menor edad.
      Me gustaría visitar el cementerio civil de Madrid. Se que hay sepultados personas muy importantes de la historia española, entre ellos Antonio Machado Nuñez el abuelo y mantenedor de la familia Machado. Por lo visto la tumba está casi abandonada.
      Besos.

      Eliminar
  6. No podia faltar yo en esa curiosidad por leer las lapidas en los cementerios.
    Qué pensaran algunos al leer la que hay escrita por mi madre?
    Me llaman siempre la atención la de los niños.
    Y a la vez me acuerdo de la frase que leí en una de las historias de Plinio: uno va envejeciendo cuando tiene más amigos en el cementerio, que fuera de él.
    Y esa parte de investigación que hiciste me resulta de lo más interesante. Hasta ese época el nombre de Adolf era por el centro y norte un nombre muy común. Pocos se encuentran ahora. Cualquiera pinta el diablo en la pared.
    Vamos a ver que nos cuentas en la segunda parte. Lo que es el destino, lo tengo visto, al que sale de casa le pasan muchas aventuras, para bien y para mal.
    Es muy curioso el culto a los muertos según las latitudes donde se viva. Aqui más que miedo pasear por un cementerio, lo que da es mucha paz. Son parques y cada tumba un pequeño jardin. Después de tantos años este cuidado a ese trozo de tierra que antes me parecia absurdo ya lo voy entendiendo, aunque no lo comparta.
    Cuando viviamos en Pfaffenrot,para bajar a coger el tranvia teniamos que atravesar el cementerio y siempre mi madre se paraba delante de la tumba de un español, de Santander, que murió en accidente de trabajo. Tu hermana siempre decia lo mismo: ay hijo, donde fuiste a terminar!
    Me quedo a a espera de esa segunda parte.
    Un beso de tu sobri
    Consuelito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso me pasa a mi ya, como decía esa historia de Plinio, que tengo mas amigos y familiares en el "el mas allá" que en "en el mas acá".
      Cierto, en Alemania, los cementerios tienen un cuido casi diario, suelen ser remansos de paz. Cuando viví con vosotros en 1998, recuerdo pasear a orillas del río Alb y encontrarme con tumbas cercanas. Por otra parte, un culto a la muerte, que parece extraño a un país tan adelantado.
      Aunque el cementerio que estaba en el centro de la ciudad, cuando vivíais en la calle María Alexandra, no me resultaba muy atractivo. Sobre todo de noche. Cuando volvíamos Uwe y yo de ir acondicionando la casa donde nos trasladamos, solía aparcar el coche cerca del bajo muro. Veíamos las tumbas, algunas con luminarias y no es que me diera por reir precisamente. Menos mal que iba acompañado. No sería solo mi caso, porque si había siempre plazas libres de aparcamiento, era porque a otras muchas tampoco les era atractivo el lugar.
      Bueno, pues queda a la espera de la segunda parte.

      Eliminar
  7. Decididamente el tema de las excursiones a los cementerios debe ser cosa genética. Curiosos son los gallegos, con la foto del finado que te mira...
    Esperamos la segunda parte de la investigación.
    Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me dijiste por What¨s app, por ese caso le preguntaste al historiador Santos Juliá. Que, por cierto, creo que no contestó. Supongo que tampoco sabría nada.
      Eso de las fotos se suelen dar en casi todos sitios, aunque no sea tan frecuente como en Galicia. Sí, dan ganas de saludar y desearle buena estancia en el "mas allá".
      Pues hasta la próxima.

      Eliminar
  8. Buena investigación, mi enhorabuena a Carrasco,Manuel y tú cuñado Eduardo.
    Da sentimientos al ver los años con los que murieron estos hombres, algunos chavalitos, por que eso eran algunos.
    No sabemos si venían en son de paz o comos sus antepasados vikingos a arrasar nuestra Sevilla.Pero si tengo una cosa clara, eso de que entro por la chimenea una bomba, no se lo cree Nicolas Sala, ni borracho.
    Es igual cuando te dicen los cuerpos de seguridad del estado, la bala reboto en tres sitios y le dio a su hijo-y ya esta. Tremendo.

    ResponderEliminar
  9. Creo que esos vikingos venían en son de paz, no como sus antepasados que arrasaron la Sevilla musulmana.
    Estoy de acuerdo contigo, aunque una bomba coincidiese que entrara por la chimenea, me parece que el ataque fue premeditado.Veremos mas en la segunda parte.
    Un abrazo, sefardí.

    ResponderEliminar
  10. La noticia del entierro de los tripulantes puede leerse en:

    http://hemeroteca.sevilla.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1936/12/15/015.html

    Y en una página de Noruega he encontrado los datos e incluso una foto de uno de los tripulantes junto a un recorte de prensa noruego dando la noticia:

    http://slekt.net/tng/getperson.php?personID=I11392&tree=1

    Yo no es que sepa mucho del idioma, pero se puede traducir automáticamente y, con un poco de imaginación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por la información.
      La página del ABC la tengo dispuesta para la próxima entrada.
      Muy interesante para la página de ese periódico noruego, aunque no me aclaro bien, pues incluso ponen fechas muy posteriores como 1950.
      La duda queda en si fueron exhumados, por aquello de "En memoria" en lugar de "Aquí yacen", que asegura en español que los restos siguen en el sitio. Lo otro indica recuerdo. Parece que los nórdicos ponen "In memorian" en todo caso, por lo que me inclino a a pensar que no hubo tal exhumación.
      Agradecería cualquier precisión mas.

      Eliminar
    2. Si fuera inglés no tendría problema para traducir esa nota de prensa, pero noruego, reconozco que no con imaginación lo logro. Si me pudiera ayudar.

      Eliminar
  11. Manolo, estas hecho todo un investigador!!. Nunca había leído nada sobre dicho bombardeo, la verdad. Yo recuerdo haber entrado, cuando iba con mi madre a limpiar la lápida de mi abuelo, a un cementerio, todo derrumbado, que había a la derecha de la entrada principal, le decían "El cementerio de los ingleses"; es el mismo?. Enhorabuena, porque gracias a ti me estoy enterando de cosas sucedidas en Sevilla que desconocía. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Lo extraño, que tu padre, que pasó la guerra en Sevilla no comentar nada, es posible que nada supiera, porque pregunté a personas en la misma circunstancia y nada sabían. Es un enigma, aunque algo se aclara en la próxima entrada.
    Tu madre se refería a ese cementerio que, efectivamente, esta a la derecha a pasar al cementerio católico. Ya está comunicado y algo mejor conservado. Merece la pena verlo. No hace mucho trasladaron allí los restos de José Díaz Ramos, presidente del partido comunista cuando la guerra, pues era de Sevilla y estaba enterrado en Tiflis, antigua URSS.
    Claro, que tu madre le llamaba Cementerio de los Ingleses. como otra denominación por estar allí muchos protestantes... árabes, judios... Pero, curiosamente, en Sevilla existe un Cementerio de los Ingleses, en San Jerónimo, junto al monasterio del mismo nombre. No lo conozco aún, ni en cementerio. Asuntos pendientes. Interesante, consulta en Google.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Grazie for your interest to discover the story of whats happen to ship where my grandfather, Alfred Aasheim, become seriously injured. I have written a some facts about what happens at Wikipedia: https://no.wikipedia.org/wiki/DS_%C2%ABGulnes%C2%BB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo y agradezco su comentario y aportación de datos sobre su abuelo.
      Lamento que mis escasos conocimientos del idioma inglés no me permitan expresar mi respuesta en esa lengua y, por supuesto, en absoluto podría hacerlo en noruego. Aunque creo que, con los medios actuales no tendrá problemas de traducción.
      Si leyó la siguientes entradas, comprobará que llegué a contactar con Mrs. Siljestrom, residente en Sevilla, que fue cónsul de esos países después que su padre, quien se interesó por el mantenimiento de la tumba, actualmente casi olvidada.
      Simplemente me entristeció contemplar una tumba de cuatro hombres jóvenes, tan alejados de su patria y víctimas casuales de una guerra que les era tan ajena. Ello me motivó a investigar cuanto pude.
      Para cuanto precise me tiene a su disposición.
      Un afectuoso saludo, desde Sevilla.

      Eliminar